La radio nunca se retiró

Una vez pasada la primera era de imágenes y sonido, la radio vuelve a reivindicarse. Un caso muy particular, en el que STIMEY pone grandes esfuerzos e interés, es la radio para menores de edad.

Aunque resulte impactante, la capacidad de abstracción y de imaginación se ve altamente mermada cuando a un elemento auditivo lo acompañamos con un elemento visual. Si queremos un gran impacto, debemos añadir una imagen. Pero si queremos un impacto duradero, debemos dejar que sea el receptor el que forme su propia imagen.

Como elemento comunicador que demanda bajos recursos en su receptor, la radio no tiene competidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 5 =